Menu

Consejos para el cuidado de la alimentación tras las vacaciones

¡Ya estamos de vuelta! ¿Cómo han ido estos días de descanso? ¿Habéis cogido fuerzas para el nuevo curso? En Oleum Summ, después de unas merecidas vacaciones, retomamos nuestro blog para seguir comentando con vosotros todos los temas interesantes sobre el mundo del aceite de oliva, la gastronomía y lo que nos rodea.

Quien más quien menos, aunque no lo tenía pensado, seguro que este verano ha comido más de la cuenta o ha tomado algunos alimentos no tan “saludables”. Un capricho de vez en cuando no está mal pero con la llegada de septiembre y la vuelta a la normalidad, toca volver a cuidarse. Sobre ello tratará nuestro post de esta semana, cómo cuidar nuestra alimentación sin sufrir mucho en el intento.

Para llevar una buena alimentación, el primer paso es estar concienciado y querer hacerlo. Como en todo, si no estás dispuesto a hacer algún sacrificio o dejar de comer algún alimento no apropiado, es menos probable que consigas el resultado deseado.

Una vez que estamos decididos a cuidarnos, sería recomendable antes de hacer la lista de la compra, pensar qué platos queremos y debemos comer. Realizar una planificación semanal de los menús nos ayudará a comprar y también a ahorrar, pues adquirimos los productos que realmente necesitamos.

Toca la hora de comprar con cabeza. Nuestra alimentación se verá reflejada en nuestra cesta de la compra. Adquiere alimentos frescos, verduras, pescados y frutas. También carne aunque en menor cantidad, especialmente la roja, y sobre todo, olvídate de los productos llenos de azúcares y grasas que no aportan nada bueno a nuestro organismo.

Ya solo falta cocinarlo. Inspírate buscando recetas en libros de cocina o en internet. Emplea métodos de cocinado sencillos: plancha, vapor u horno y utiliza alimentos de calidad como el aceite de oliva virgen extra Oleum Summ, pero siempre con moderación. Ya sabes que es uno de los ingredientes imprescindibles de la dieta mediterránea.

Los conejos que acabamos de comentar, no sólo sirven para la vuelta de las vacaciones. Deberíamos llevarlos a cabo siempre. Además, si lo complementamos con un poco de ejercicio, mejorará mucho nuestra salud. Y aunque al principio nos cueste, si somos constantes y tenemos fuerza de voluntad seguro que lo logramos. ¡Vamos a ello!